BSS-NC-575x323

Una aventura enológica en el corazón de las Hoces del Riaza

Severino Sanz, una de las dos bodegas segovianas inscritas en la DO Ribera del Duero, presenta sus vinos en la capital

EL NORTE DE CASTILLA/SEGOVIA. «Este vino es un Ribera que nace en el paraíso natural más impresionante de la Denominación de Origen Ribera del Duero», ha comentado en alguna ocasión José Félix Sanz, empresario bilbaíno con raíces en la localidad segoviana de Montejo de la Vega de la Serrezuela, donde se ubica su bodega. Anoche, en la presentación de sus vinos en la capital segoviana, en el restaurante Casares, Sanz insistió en el carácter familiar de esta «aventura enológica», que hoy se ha convertido en un moderno proyecto de vinos que genera empleo y riqueza en el medio rural.

La firma familiar está inspirada en Severino Sanz, padre de José Félix, natural de Montejo de la Vega de la Serrezuela, y en ella está implicado también el resto de la familia, Iñaki y María Dolores, hermanos de José Félix. La bodega nace enmarcada en el hermoso escenario del Parque Natural Hoces del Río Riaza y está amparada por la Denominación de Origen Ribera del Duero. Sus vinos Murón, Herencia de Llanomingómez, Alma de Severino, Dos Eses y Pico del Llano contribuyen al muestrario de caldos segovianos que, en los últimos años, ha irrumpido en el mercado de los vinos de calidad.

Severino Sanz, fundada en 2009, es una de las dos únicas bodegas segovianas inscritas en el Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero. La familia Sanz ha realizado una inversión de más de un millón de euros en las instalaciones y plantaciones de viñedo en Montejo de la Vega. El majuelo de la familia, situado en el Pago de Llanomínguez, da nombre al vino más exclusivo, el tinto Herencia, dentro de la serie de la marca Severino Sanz.

José Félix recordó los años en los que su padre elaboraba vino para consumo familiar. Por este motivo, sus hijos decidieron apostar enológica y empresarialmente por este proyecto, produciendo ahora vinos de calidad dentro de la DO Ribera del Duero, «una de las denominaciones de mayor peso dentro de los vinos de calidad españoles».

La bodega elabora en torno a 50.000 litros cada año y transforma las uvas de los viñedos propios del entorno. Cuenta con plantaciones de uva tempranillo con 25 años y majuelos centenarios, situados a una altitud de 980 metros. Sus vinos han recibido el aplauso de los prescriptores, pues han sido destacados en el palmarés de concursos nacionales e internacionales, como Mundus Vini, Tempranillos al Mundo, Decanter y Cinve.

En Alimentos de Segovia

El diputado de Promoción Económica, Rafael Casado, que también asistió al acto de presentación, destacó el valor de un proyecto enmarcado en el medio rural y en la recuperación de la actividad vitivinícola en el entorno de Montejo de la Vega de la Serrezuela. También incidió en la aportación de la bodega dentro de la oferta enoturística de la provincia y su participación en la marca de calidad Alimentos de Segovia. En el acto intervino también el periodista Javier Pérez Andrés, buen conocedor del potencial agroalimentario y turístico de la provincia, quien subrayó la calidad de los vinos de la Ribera del Duero y el valor medioambiental de los viñedos de esta bodega, «cuyo ciclo vegetativo se comparte en el marco de un escenario de gran valor natural».

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *